UNAS COSITAS TÉCNICAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Luis F. Linares López

El director del Sistema Integral de Atención en Salud (SIAS) del MSPAS, citado al Congreso, aludió a “cositas técnicas que estamos viendo cada semana y cada día” en la fase 2 de vacunación, como continuar con el registro previo; abrir la vacunación a la demanda; y el riesgo de aglomeraciones.  Informó que 112,173 mayores de 70 años se registraron para la fase 2 (PL 6/5/21).  Según el Censo de 2018 la población de 70 años y más era de 535,819. Es decir que solo el 21 % se registró.

Significa que hay falta de interés en los adultos mayores. Creo que no. Todos tememos al COVID-19 y serán muy pocos lo que, teniendo la información necesaria y la oportunidad, decidan no vacunarse.   

El problema es el sistema utilizado por el Ministerio de Salud en un país donde el acceso a internet y el uso de plataformas digitales es limitado, y más aún entre los adultos mayores.   La plataforma del MSPAS no orienta.  Los primeros días se congestionó y cuando se lograba entrar, eran necesarios muchos intentos para quedar inscrito.  A mediados de abril probé nuevamente, y después de numerosos rechazos caí en la cuenta que no aceptaba el municipio que seleccionaba– Pastores, Sacatepéquez, donde resido – así que marqué el municipio de Guatemala y el sistema me aceptó, pero no da alguna contraseña para seguir el rastro de la solicitud.  Lo lógico es que en cada departamento aparecieran únicamente los municipios elegibles. 

El 3 de mayo avisaron a mi celular de la vacunación de mi esposa.  Los dos nos inscribimos el mismo día, y como ha pasado a numerosos matrimonios, solamente llega el aviso para una persona.  Nuevamente la lógica indica que cuando dos personas anotan el mismo número, el aviso llegue para ambos en el mismo día.  En un centro de vacunación un amigo llegó con la esposa, solicitó que también lo vacunaran, pues se inscribieron el mismo día, con el mismo número, y lo aceptaron.  Acudimos con mi esposa a la cita en la URL, hicimos el mismo planteamiento y se negaron.  El jefe del SIAS al declarar en el Congreso todavía se preguntaba ¿qué hacemos en este caso?  “Si vacunamos incumplimos con el registro previo”.  Da pena la falta de lógica de ese señor.  Si la persona está registrada pueden comprobarlo en la base de datos a la que se supone tienen acceso los del puesto de vacunación, pues en ella verifican si quien llega está registrado.  En última instancia, si su DPI prueba que es mayor de 70 años, la inscriben en ese momento. Como eso se hace antes de vacunarla, se cumple con el registro previo. ¿No es elemental señor Watson?

Tampoco se justifica que trasladen al IGSS el número de vacunas que corresponde a sus pensionados.  El IGSS atiende alrededor de 300,000 jubilados, de los cuales unos 100,000 serán mayores de 70 años.  Es decir, el 20 % de la población meta de la fase 2.  Trasladarle la tarea al IGSS equivale a descargarse de uno de cada cinco.  Pero como chucho del hortelano, el Gobierno central no come ni deja comer.  Y por sus números, la campaña de vacunación es un fracaso.