LOS GUARDIANES DE LA IMPUNIDAD

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cada día en Guatemala la Alianza Criminal se afianza en la cooptación de las instituciones con el único objetivo de generar impunidad a los corruptos. La semana que pasó nos dimos cuenta de la forma en como la justicia fue cooptada por personajes nefastos empezando con los Magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y terminando con una Fiscal General, que no le queda más que atacar a un bastión de la justicia como lo es Juan Francisco Sandoval.

Los Magistrados de la CC con una resolución dieron paso para ablandar las penas de al menos 62 delitos contra la administración pública es decir a delitos relacionados a actos de corrupción, arropando a los delincuentes de cuello blanco a pagar fianza con el propio dinero que nos han robado, descarados y sinvergüenzas esos magistrados que tarde o temprano enfrentarán a la justicia que será infalible contra ellos, y ojalá que lo que hoy construyen sea el pan de mañana, solo véanse al espejo de la exvicepresidenta Roxana Baldetti para que luego no se lamenten, que ya será tarde.

Y qué decir de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que con las artimañas de siempre han protegido a los mismos que han socavado la institucionalidad de la justicia con componendas para generar impunidad, y es que el caso Comisiones Paralelas 2020, devela todo un entramado en donde se demuestra cómo estos Magistrados que debieron fortalecer el sistema de justicia solo han visto por sus intereses de reelección, a través de la compra de voluntades que hizo muy bien el empresario Gustavo Alejos, quien así lo ha revelado en la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI).

Pero la guinda del pastel la puso la Fiscal General, María Consuelo Porras Argueta, quien salió a defenderse de una manera burda y asquerosa, acusando a Juan Francisco Sandoval, del mal trabajo que ella misma ha hecho en el Ministerio Público.

Y es que era evidente que después de la forma abrupta con la que destituyó a Sandoval, todo lo que pasará en el Ministerio Público sería la responsabilidad de Sandoval.

Pero la develación de la investigación por el posible soborno de parte de una delegación rusa al presidente Alejandro Giammattei, es sin duda la prueba de fuego para la Fiscal General, porque ya se sabe que buscó defender al Presidente desde el día que se plantó en la FECI a revisar expediente por expediente, pero se lo olvidó la astucia del entonces jefe de la FECI, que “ha visto a la cara al crimen”, para no tener el testimonio de una persona clave en el caso, a disposición de la Fiscal General y con ello acabar con el caso.

Por eso es que se ve forzada y a regañadientes a instruir al peor Fiscal del MP, Rafael Curruchiche, a iniciar una investigación sobre el caso, pero ya sabemos que no saldrá nada, puesto que no quieren investigar a Giammattei, como ya lo adelantó el mismo Curruchiche por instrucciones de Porras.

Es lamentable que en pleno 2021, Guatemala esté en esta encrucijada de la justicia, con estos verdaderos guardianes de la impunidad, sin embargo, aún tenemos la esperanza de tener una justicia de calidad como la merecemos.