GAM: De enero a octubre se reportaron 538 femicidios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Foto: DCA

El Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) presentó su informe de violencia contra la mujer en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, asegurando que Guatemala tiene una herencia de violencia muy fuerte.

En el informe del GAM se observa que desde el 2015 la cifra anual de reporte de mujeres fallecidas se encuentra arriba de las 700 víctimas, según los datos presentados por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), sin embargo,  al ser el 2020 un año atípico en todo sentido, se observó el descenso más marcado en las muertes de mujeres  con 494 mujeres fallecidas en todo el año, pero por el contrario, un incremento de un 184.78% en violencia intrafamiliar.

De enero a octubre de 2021 se han reportado 538 mujeres fallecidas, siendo 44 más que el año anterior. Aunque existen datos, estos aún carecen de detalles que podrían ayudar a entender de una mejor manera el ciclo de violencia contra las mujeres, indicó el GAM.

«Es muy importante mencionar que Guatemala ha contado con una herencia de violencia muy fuerte, por ende, falta de justicia y frente a ella la corrupción fuertemente posicionada, así ocurre en toda la región centroamericana, siendo Guatemala el tercer país con más casos de violencia», aseguraron.

Asimismo, el GAM indicó que la violencia homicida hacia las mujeres ha tenido variaciones desde el 2008, especialmente posterior a la aprobación de la Ley contra el Femicidio, manteniéndose un reporte de muertes homicidas de mujeres (femicidios) estable, aunque para los hombres el indicador iba hacia la baja.

«Después del 2020, un año con restricciones por la pandemia del COVID -19, los femicidios se han reestablecido, es más, la tendencia se empezó a notar desde el último trimestre del año 2020, donde se incrementaron alertas de mujeres desaparecidas», se lee en su Informe.

Recordaron que según el Ministerio Público (MP), el 90% de las alertas son desactivadas, «pero el mismo Estado no reconoce que hay un 10% de mujeres que no aparecen, y que, si estas aparecen, aparecen fallecidas», y cuestionaron el seguimiento que le dan a las mujeres que habían desaparecido y regresaron a sus hogares.

Mencionaron que de la violencia intrafamiliar, pueden desprenderse y estar ligadas las muertes y las desapariciones de mujeres, se denuncie o no el delito, también las agresiones sexuales se dan en contexto de familia, de relaciones existentes entre pareja o padres e hijas, «algo que se evidencia de una manera aún mayor durante la pandemia».

«Todo esto se debe a que Guatemala no toma en cuenta o entrelaza los fenómenos criminales de violencia contra la mujer como un todo, sino estos son tratados por separado (incluso criminalizando a las mujeres, que todas las que fallecen son delincuentes y por eso las matan), hasta el momento sin contar con datos muy específicos e individualistas para poder atender y erradicar en una buena medida la violencia contra las mujeres», agregaron.