FUERZA DE TAREA CONTRA LA CORRUPCIÓN UN GRAN PASO PARA COMBATIR ESE FLAGELO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La habilitación de una línea directa para denunciar los actos de corrupción que ocurren en Guatemala, El Salvador y Honduras, por parte de los Estados Unidos, es un paso importantísimo para nuestros países y para combatir ese flagelo que nos hace tanto daño, porque no es solamente una de las causas de la migración, sino el freno del desarrollo por completo de estos tres países.

El hecho de perseguir capitales producto de la corrupción y el narcotráfico que se ha impregnado en las instituciones del Estado, e invertirlos en la sociedad es valioso, tomando en cuenta que ese dinero podría traer empleos dignos y mejores oportunidades para miles de guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que ahora migran para tener un mejor futuro.

Vemos con buenos ojos que Estados Unidos esté tomando acciones en contra de quienes le roban las oportunidades a millones de personas en esta región, sin embargo, sin el apoyo de los que tienen el poder local, será un juego muy difícil de ganar, porque no existen los compromisos verdaderos para alcanzar la gran corrupción, y ojalá no solo se denuncie a quien se queda con el vuelto sino también al que se ha enriquecido ilícitamente.

Y aunque el Gobierno quiere que se incluya en este proceso al Ministerio Público (MP) y a los actores de justicia de Guatemala, sabemos que Estados Unidos, desconfía de la Fiscal General, Consuelo Porras y que ha puesto de manifiesto a actores corruptos dentro de las Cortes del país, entonces eso no será posible.

Guatemala espera que esa Fuerza de Tarea Contra la Corrupción dé resultados pronto y sobre todo que ponga entre las rejas a quienes han frenado la lucha contra la corrupción; miles de guatemaltecos quieren ver pagar el daño que hizo Jimmy Morales, porque siendo corrupto y ladrón, nos robó la oportunidad de una Guatemala diferente al terminar con el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y haber desmantelado los avances en materia de seguridad en conjunto con el exministro Enrique Degenhart, que atrasó por más de una década la profesionalización de los altos mandos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Pero también necesitamos resultados con este Gobierno, empezando con el propio presidente Alejandro Giammattei, a quien de seguro ya lo investigan por el supuesto soborno entregado por una delegación rusa, para que se le otorgara la concesión de una parte del Puerto de Santo Tomas de Castilla, pero esa sería una de tantas líneas de investigación que deben hacer en contra del mandatario, porque con este Gobierno se ha exacerbado la corrupción y la impunidad.

Estados Unidos deberá investigar a varios de los funcionarios y empresarios que tanto mal le han hecho a Guatemala. Es menester que se investigue a Luis Miguel Martínez Morales, por ser el protegido de Giammattei y de quien se sabe todavía viaja junto al mandatario, o así se le vio acompañando a Giammattei a la Cumbre de la Celac y posteriormente a Nueva York.

A otros funcionarios como el Ministro de Economía, Antonio Malouf, que a toda costa busca inversiones para Guatemala como las de los rusos o la del Ferrocarril del Bicentenario, que solo atraen inversionistas de dudosa procedencia. En fin, hay varios que deben rendir cuentas de su actuar y que mejor si es con esta Fuerza de Tarea, para erradicar de una vez por todas este mal.

Los guatemaltecos honestos y trabajadores aplaudimos esas decisiones que ha tomado Estados Unidos, pero le urgimos a dar resultados, allá tienen a dos magníficos Fiscales, Thelma Aldana y Juan Francisco Sandoval, que les puede dar un esbozo para empezar a dar los resultados que necesitamos.