EL REINO DE LA CONFUSIÓN

Luis F. Linares López

La ministra de Salud declaró (Prensa Libre, 19/4(/21) que “de nada sirvió tanta recomendación” y que “pareciera que a la mayoría de la población ya no le importa”. Creo que las recomendaciones deben ir acompañadas del ejemplo de las autoridades. Constantemente vemos reportajes de reuniones presidenciales a lo largo del país, donde las pocas tomas del público asistente denotan aglomeración, y la ministra afirma que entre las recomendaciones no atendidas están las aglomeraciones. Hace unos meses circuló en redes sociales una foto donde el presidente Giammattei brindaba en una fiesta, con los convidados a menos de un metro de distancia, y sin mascarillas. 

Otro problema son las disposiciones equívocas e imprecisas. Antes de la Semana Santa (La Hora, 26/3/21) el Ministerio de Salud restringió el aforo en las playas a no más de 100 personas. Pero una cosa es una playita hotelera y otra una dilatada playa, como las que hay entre el Puerto de San José hacia Chulamar. En España, por ejemplo, acotaban el espacio en el que podía estar un número máximo de personas de un mismo grupo familiar.

Una infografía incluía a los mercados entre los lugares con mayor riesgo de contagio. Viviendo cerca de Antigua voy con frecuencia al mercado de Antigua y solamente en las primeras semanas de restricciones hubo control de ingreso y de las vendedoras ambulantes (canasteras) que pululan en el mercado congestionando aún más sus estrechos pasillos. El Área de Salud de Sacatepéquez seguramente nunca ha llamado la atención a las autoridades municipales, incurriendo en incumplimiento de deberes. En la capital, en la cola para abordar el Transmetro se guarda la distancia de un metro o más, para quedar codo con codo en el interior de la unidad. ¿Dónde está el ente rector para poner orden?

El Decreto 4-2021 es otra obra maestra de ambigüedad.  Entre las medidas que se aplicará está la de “limitar la celebración de reuniones al aire libre, las manifestaciones públicas y otros espectáculos”. Como está redactado las manifestaciones son un espectáculo. Limitar, según el Diccionario de la Lengua Española, es imponer límites entre lo que se dice o se hace, fijar la extensión de algo.  Para aplicar esa disposición falta precisar cuál es el límite máximo para esas reuniones, porque no están prohibidas. 

Las fuerzas de seguridad podrán exigir a quienes viajen en el territorio de la República que presenten la declaración y documentos de itinerario. ¿Si viajo de la Antigua a la capital, tengo que trazar un mapa o escribir una descripción de mi recorrido?  ¿Tengo que marcar la hora e la que pasaré por un punto?  ¿Ese mapa debe estar georreferenciado?

Se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en lugares como restaurantes, hoteles, pero también en supermercados. En estos últimos nunca he visto a nadie consumiendo alcohol, a menos que estén ofreciendo degustaciones. Y en el inciso siguiente se prohíbe la comercialización de bebidas a partir de las 20:00 horas.  ¿Cuál de esas disposiciones rige para los supermercados?

Hay además un grande e innecesario daño para restaurantes y otros negocios que tienen más de un año de operar con grandes pérdidas. Uno puede pasar toda la noche en un restaurante, solo que sin tomar siquiera una copita. Puede alguien encontrar la relación con la finalidad de evitar aglomeraciones. Total, que estamos en el reino de la confusión.  

Epicentro GT

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related post