DONACIONES: ¿TABLAS DE SALVACIÓN O REGALOS ENVENENADOS?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Renzo Lautaro Rosal

Aunque se piense que la actual administración no tiene modelo de gestión, los hechos indican lo contrario. En varios frentes, si lo tiene y es bastante evidente. En cuanto a las vacunas, se apela a las donaciones para crear la falsa percepción que, aunque sea a cuentagotas, se tienen provisiones. Tal parece que el propósito radica en que los ciudadanos sigan pensando en corto, metidos de cabeza en el cortoplacismo (en qué centros hay vacunas, dónde hay disponibles para completar la segunda dosis, cómo aumentamos de a poco el porcentaje general de vacunación, cómo se despliegan las vacunas en el interior del país). Mientras eso sucede, la otra percepción en construcción es olvidarnos o al menos minimizar el asunto de los recursos públicos erogados para, supuestamente, adquirir las vacunas rusas.

A como van las cosas, tal parece que este último asunto quedará en el limbo; asunto común a innumerables negocios turbios. Es posible que sigan dándose algunas entregas de las vacunas Sputnik, pero no para completar el total de las dosis adquiridas. El resto de los recursos, pasarán a engrosar las filas del enriquecimiento de algunos personajes. 

Este proceso, a partir de la reconstrucción de los hechos, fue tramado con cuidado. Se escogió la vacuna indicada, ya que seguramente los hechos oscuros no hubiesen sido posibles con las otras disponibles. No tenemos lazos comerciales ni de intercambios fortalecidos con Rusia, eso fue visto como ventaja. Además, muchos de los procesos que se llevan a cabo con esa nación, están lejos de los conceptos transparencia y respeto a las reglas (otro factor a favor). Si las cosas no fueran así, ¿por qué tanto secretismo? ¿Tanta defensa de un proceso, cuando menos opaco? ¿Por qué el propio presidente encabeza el grupo de los defensores? ¿Por qué cuando se pregunta con insistencia, se tira la chibolita a la ministra MSPAS o al canciller?

Al final de cuentas, se trata de un nuevo episodio de engaño colectivo: nosotros (el gobierno y sus respaldos) hacemos como que hacemos y ustedes, los llamados ciudadanos, nos deben creer porque no tienen de otra. Para terminar de consagrar la jugada, el gobierno de Estados Unidos se convierte, como lo ha sido en diversas ocasiones, en tabla de ocasión. Le lava la cara al presidente y de paso, le salva la vida política. A como han ido las cosas, la ineficiencia en el manejo de las manos, se le está yendo de las manos y pone en riesgo la agenda de mínima estabilidad de los señores del norte. Frente a ese escenario que ha cobrado fuerza en las últimas semanas, mejor aplicar una medicina al menos temporal. Con las donaciones, incluido el importante lote que esta tarde llegó al país, se conjugan tres ganancias: 1) se evita que el gobierno continúe en franco debilitamiento; 2) si a pesar de las donaciones (no solo en materia de salud), el gobierno no hace su parte (aunque sea al mínimo), caería en un precipicio para el cual ya no contaría con apoyos fuertes; 3) de paso, se deja fuera a uno de los principales rivales en la geopolítica global (Rusia).