Capturan a mujer acusada de secuestro y asesinato de menor guatemalteco en territorio mexicano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Foto: MP

El Ministerio Público (MP) a través de la Fiscalía contra el Tráfico Ilícito de Migrantes coordinó un operativo en conjunto con Agentes Investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC), en el que efectuaron una orden de aprehensión por el caso Jacaltenango, secuestro y presunto asesinato de un menor de edad en Huehuetenango.

Se trata de Luisa Odilia Ramírez Ramírez, presunta colaboradora en secuestro y tráfico de personas, quien tenía una orden de captura en su contra emitida por el Juzgado de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente del municipio de la
Democracia, Huehuetenango.

Asimismo, durante las diligencias de allanamiento las autoridades también buscaban ejecutar la orden de aprehensión solicitada en contra de Francisco Román Ramírez Mateo, presunto secuestrador y traficante de personas, sin embargo, no fue localizado, por lo que se encuentra prófugo de la justicia.

A las personas sindicadas se les acusa de tráfico llegal de guatemaltecos, plagio o secuestro y trata de personas, quienes el pasado 19 de marzo ofrecieron a la madre de Juan Luis Juan Mateo trasladarlos a Estados Unidos de forma irregular a cambio de Q28 mil, que entregarían al llegar a su destino.

Por medio de constantes videollamadas, Ramírez Mateo le indicó a la agraviada, que, junto a su hijo, debían cruzar la frontera con México, estando en Cuauhtémoc, una mujer -aún no individualizada-, quien se transportaba a bordo de una motocicleta, le arrebató a la madre guatemalteca a su hijo menor de edad. La madre regresó al territorio guatemalteco y Ramírez Ramírez la trasladó hacia un hotel en Huehuetenango, con el propósito de explotarla sexualmente, bajo la amenaza de asesinar a su hijo.

Días después, la madre logró escapar y presentó la denuncia correspondiente, sin embargo, el 27 de marzo se encontró a inmediaciones de un basurero situado en la zona fronteriza entre Guatemala y México, el cadáver de un niño con las características del menor, quien fue reconocido a través de las fotografías a las que se tuvo acceso, por parte de su progenitora.

Aún está pendiente la respuesta de las autoridades mexicanas para coordinar la repatriación del cadáver del menor.