EL GOBIERNO DE GIAMMATTEI: EL RESTAURADOR DE LA IMPUNIDAD Y CORRUPCIÓN

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cada día que pasa en Guatemala, es un día de desesperanza para muchos, puesto que todos los días hay noticias que desalientan, todas las semanas hay temas más complejos por tratar y difíciles de resolver, pero que al Gobierno del presidente Alejandro Giammattei, poco le importan porque están más preocupados en como restaurar los patrones de impunidad y corrupción que su antecesor no pudo hacer.

Y es que el deterioro que hoy estamos viviendo no fue de la noche a la mañana, fue un plan orquestado desde las esferas más altas del poder político y económico de nuestro país. Como parte de ese plan era colocar a un alfil perfecto para ir recuperando lo perdido, y quien más que Giammattei, que ya conocía las mañas no solo para cooptar el Estado, sino para ir restaurando esos patrones de impunidad.

El encargarle al Gobierno del presidente Jimmy Morales, dirigir toda su artillería para sacar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y evitar a toda costa el regreso de Iván Velásquez al país, era precisamente el primer paso para ir retomando todos aquellos campos que se habían perdido con las investigaciones que CICIG y del Ministerio Público (MP) (que dicho sea de paso no había sido cooptado), sacaron a luz poniéndole nombre y apellido a la corrupción y la impunidad que impera en Guatemala.

El haber sido expuestos públicamente fue lo que no les gusto, que hasta perdón a regañadientes pidieron al pueblo de Guatemala, pero por detrás había todo un plan para poner en mal a nivel internacional a la CICIG y al excomisionado, porque a Morales no le dio vergüenza exponer casos a la comunidad internacional que él mismo sabía que carecían de toda legitimidad, para ponerlos como víctimas de la “malvada CICIG”.

Usaron a Morales como un tonto útil como ahora usan a la Fiscal General, Consuelo Porras, para irse afianzando y restaurando la impunidad y la corrupción en Guatemala.

Hoy vemos como Giammattei usa la fuerza pública a través del Ministerio de Gobernación dirigido por Gendri Reyes, en contra del pueblo de Guatemala, para cumplir con los ofrecimientos que hizo a los rusos, que lo sobornaron con millones de dólares, que por cierto se dice ya está siendo investigado por la Fuerza de Tarea contra la Corrupción de los Estados Unidos.

Ese soborno está dando frutos, todos los guatemaltecos fuimos testigos de cómo un grupo de exmilitares que el propio presidente Giammattei, ofreció resarcimientos para que votaran por él, hicieron destrozos en el Congreso de la República, sin que esa fuerza pública hiciera algo por horas, hasta los corretearon pues no representan autoridad, no hicieron nada.

Sin embargo, un gran contingente de la PNC llegó al Estor, Izabal, a amedrentar a los pobladores que en su legítimo derecho de resistencia a la Minera CGN, no habían permitido el ingreso de varios camiones a dicha empresa, pero Giammattei ordenó desalojarlos y hasta decretó un Estado de Sitio, para cumplir con sus compromisos con los rusos, que diligentemente ya habían pagado para que eso pasara.

Hoy no tenemos un Presidente que represente la Unidad Nacional y vele por los intereses de toda la población, al contrario está interesado en velar como se hace millonario con los sobornos que esas empresas le pueden dar.